Cuándo uno de los dos no expresa sus sentimientos

Articulo escrito como colaboración para la Revista “Saber Vivir”de CCN

Los sentimientos juegan un papel importante en la convivencia entre dos personas y las emociones son el ingrediente principal que mantiene viva o no la relación.

¿Qué son los sentimientos?
Según las definiciones que encontramos en algunos tratados de psicología, se entiende “sentimiento” como la acción y el efecto de sentir o sentirse. Proviene del latín “sentire” que significa “oír” y el sufijo “miento” que quiere decir instrumento, medio o resultado. Cuando se habla de sentimiento se refiere a un estado expresivo del ánimo que se produce gracias a la impresión de un acto o situación, y estos estados pueden ser alegres, felices, tristes y dolorosos. (www.conceptodefinicion.de)

Los sentimientos son el resultado de las emociones. La emoción está asociada con la personalidad del individuo, así como de su temperamento y carácter. Los estados emocionales están vinculados a una dinámica cerebral en donde entran a escena sustancias como la dopamina, la noradrenalina y la serotonina, permitiendo que el ser humano reaccione a los eventos de la vida cotidiana y determinen su estado de ánimo, convirtiendo estas emociones en sentimientos.

De manera llana, TODOS los seres humanos, hombres y mujeres somos ENTES EMOCIONALES, que sentimos de igual modo pero lo expresamos de manera diferente, partiendo de quienes somos y de nuestra personalidad.

Es importante conocer cómo de manera individual expresamos nuestros sentimientos y emociones para poder entender la importancia que tienen estos en la relación de pareja.

Los sentimientos en la relación de pareja
Lamentablemente en nuestra sociedad, es más común que sea la mujer quien exprese sus sentimientos porque desde pequeñas se les enseña a decir lo que sienten; por el contrario, a los hombres se les anima a esconderlos… “Los hombres no lloran”. No quiere decir que ellos “no tengan sentimientos” es que no le mostramos cómo hacerlo y es un patrón aprendido de generación en generación, ya que lo vieron en sus padres y abuelos.
La relación de pareja es el lugar ideal para expresar nuestros sentimientos de manera libre y sincera, pero no siempre es así. Existen razones de peso que llevan a uno de los miembros a ocultarse o a “salir corriendo” al momento de mostrar cómo se siente ante una situación, la cual puede ser positiva (cuando sentimos amor, orgullo, admiración, alegría) o cuando es todo lo contrario (odio, decepción, enojo, frustración).

Expresar las emociones no es igual que verbalizarlas. Si te detienes un momento a observar a tu cónyuge, podrás observar cómo reacciona ante una emoción, viendo sus gestos y sus acciones. Si está enojado/a se encierra, esta de mal genio, su respiración se siente agitada, etc. Si está feliz canta, prepara una comida especial, etc. Esto quiere decir que es capaz expresarlas a su manera, pero no es capaz de verbalizar lo que siente.

Es importante saber, que aunque podemos expresar nuestros sentimientos a través de gestos y actitudes, los especialistas de la conducta aseguran que es saludable poder decir con palabras aquello que sentimos, ya que esta verbalización abre la puerta a una comunicación más clara y sincera de nuestras emociones, siendo conscientes y responsables de lo que estamos sintiendo ante una situación. Incluso, muchos aseguran que gran parte de las enfermedades físicas que sentimos y que no tienen una causa aparente, son responsables ciertos sentimientos reprimidos.

¿Por qué NO expresamos lo que sentimos?
Son varias las razones por lo que a las personas se les dificulta externar sus emociones a su pareja, pero les presentamos las más comunes:

Miedo a la reacción del otro. El desconocer cómo reaccionara la pareja al comunicar un desacuerdo, insatisfacción o cualquier otro sentimiento, hace que nazca la duda de si tomamos la decisión de decir eso que nos lleva a tener esa emoción o quedarnos callados.

Evitar el conflicto. Preferimos no expresar nuestro parecer para evitar que nuestra pareja no se enfade o se sienta ofendida. Muchos le huyen a situaciones donde puedan presentarse discusiones o donde uno de los dos pueda perder el control de las emociones.

Mostrar la máscara del perfecto. Muchos piensan que exponer sus emociones ante los demás es signo de debilidad. Se muestran como los “seres perfectos” para mantener esa imagen. Para ellos es un error que les vean expresando alegría, entusiasmo y mucho menos tristeza o frustración. Creen tener el control absoluto de sus sentimientos en todo momento y la otra persona no es capaz de conectar y conocer que está pasando en realidad en su interior.

Falta de autoestima. Es común que personas con esta condición piensen que al otro no le interesa sus sentimientos y por esto prefieren reprimirlos. Si el concepto que se tiene de sí mismo no tiene valor, mucho menos pensará que al otro le interesa lo que siente.

Alexitimia. Aunque algunos estudios indican que solo el 10% de la población puede sufrirlo, la alexitimia es un trastorno neurológico que impide que la persona sea capaz de identificar las emociones que experimenta así como expresarlas verbalmente. Las causas de esta condición incluyen rasgos hereditarios, anormalidades genéticas, desarrollo neuronal perturbado, lesión cerebral, o trauma psíquico. Algunos especialistas opinan que la alexitimia puede responder a las intervenciones psicoterapéuticas o terapias habladas.

¿Cómo afecta la relación de pareja el no expresar los sentimientos de manera adecuada?

Dejamos una brecha abierta a la especulación. “Mi esposa sabe que la amo” – pero ella dice: “Tu nunca me lo has dicho”. Talvez él expresa su sentimiento de amor y de afecto hacia ella con gestos, acciones de servicio o regalos pero ella necesita de vez en cuando escuchar un “Te Amo”. Tu pareja debe ser consciente de lo que sientes y de lo que piensas, solo así serán capaces de entenderse y complementarse.

Se lacera la comunicación. El dialogo abierto y sincero es un pilar fundamental para el desarrollo de cualquier tipo de relación. Si a uno de los dos le cuesta demostrar sus sentimientos o expresarse con claridad, a la larga esto traerá enfrentamientos, discusiones y disgustos.

Insatisfacción: Luego de un tiempo de convivencia, se comete el error de creer que el otro debe saber lo que sientes. Es imposible que la pareja pueda adivinar lo que está dentro de su cónyuge si él o ella no se lo dice. Esto hace sentir que al otro no le importa sus sentimientos y simplemente es que la pareja no está en la obligación de predecir lo que le sucede al otro, sino más bien, de escucharlo de sus propias palabras.

Si creen que en su relación a uno de los dos se le dificulta expresar y verbalizar los sentimientos de manera adecuada, les invitamos a poner en práctica algunos de estos consejos:

  • Busquen el momento oportuno para dialogar. Cuando hablamos de sentimientos, debemos ser cuidadosos de “cuándo” lo decimos. Es recomendable crear un espacio de intimidad y control que les permita sentirse escuchados, amados y conectados con lo que sienten.
  • Eviten guardar un sentimiento por impedir una disputa. Una de las principales causas por la que se reprime un sentimiento es para evitar que nuestra pareja, se sienta agredida y criticada. El NO expresarlo no hará que desaparezca sino que empeorara la situación.
  • Adueñarse del sentimiento. Dile a tu cónyuge cómo te sientes. Especifica que no es él o ella que te hacen sentir así (en caso de ser un sentimiento negativo) sino la situación presentada. Esto minimizara los conflictos y hará que se conecte con tus emociones.
    Escucha asertiva. Cuando la pareja se siente escuchada, se abre con más facilidad a expresar sus sentimientos porque reconoce que al otro le importa lo que siente y le comprende.
  • Escribe. Si sientes que por más que trates no puedes verbalizar tus emociones, prueba escribiéndolas. Es una terapia que muchos especialistas recomiendan para aquellos que se les dificulta enfrentar la realidad.
  • Terapia. Si consideran que la situación se sale de las manos, un profesional puede ayudar. No escatimen esfuerzos en tratar de resolver aquellas situaciones, que a la larga, pueden ir carcomiendo su relación.
  • Demuéstrale a tu pareja que estás para escucharle y que aquello que siente y cómo lo siente es importante para ti. De este modo se sentirá amado y comprendido y estará en la confianza de abrir su corazón. Ánimo!!

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *